LECCIONES DE LA HISTORIA….

Y si tuviéramos la máquina del tiempo y pudiéramos conocer el comportamiento futuro de las compañías en bolsa? Como sería la travesía de nuestras inversiones y de la cartera…

A continuación haremos un análisis que nos servirá para entender como incluso con una cartera “perfecta” existen períodos de frustración para los inversores.

Nuestra simulada “máquina del tiempo” nos permite conocer anticipadamente las acciones que mejor lo harán en bolsa en los siguiente 5 años y así sucesivamente.

Por ello vamos a construir una cartera desde 1927 hasta 2016 en la que incorporaremos las mejores acciones y las vamos rotando cada 5 años sucesivamente.

Pues bien a continuación pueden observar los magníficos resultados que obtendríamos…

Como era de esperar nuestra cartera “perfecta” habría dado una rentabilidad anualizada del 30%! un 20% por encima de la rentabilidad anualizada obtenida por la bolsa americana en el mismo periodo. Excelente, tenemos la mejor cartera del mundo.

Pero como somos generosos permitimos que amigos y familia inviertan también en nuestra cartera y se aprovechen de los magníficos resultados que tendrá los próximos años y décadas…

¿PERO QUÉ PENSARÁN NUESTROS AMIGOS Y FAMILIA (inversores en nuestra cartera) A LO LARGO DE ESOS 90 AÑOS, Y CÓMO HABRÁN PASADO ESA TRAVESÍA?

La respuesta es sencilla … han tenido que sufrir… Nuestra cartera perfecta hubiese tenido en el peor período, de pico a suelo (máximum drawdown), una caída del -75.94%. Y se habrían producido hasta diez períodos diferentes con caídas de más del 20%. Además, esta cartera hubiese mostrado un nivel de volatilidad superior a la del mercado.

Pero como nuestra máquina simulada nos permite además conocer aquellas empresas que van a tener un peor comportamiento, decidimos construir una cartera “perfecta” que además de incorporar las mejores acciones, nos ponemos cortos (apostar a la baja) de aquellas que tendrán un comportamiento peor. Esto nos permite aumentar la rentabilidad y minimizar el riesgo.

Con esta cartera perfecta “hedge”, la rentabilidad alcanzaría nada menos que un +46% anual. Pero ……. de nuevo, la caída máxima sería fortísima, de -47% de pico a suelo, con múltiples períodos de caídas por encima del -20%.

Más interesante aún, esa cartera hedge “perfecta” habría tenido en muchos de los años rentabilidades inferiores a su índice de referencia (S&P 500). Por supuesto, también habría batido frecuentemente al mismo, por diferencias espectaculares, y seguro que habríamos aparecido en la portada del Financial Times como los grandes gurús, pero la realidad es que a menudo hubiéramos estado detrás del índice y en ocasiones por una diferencia de más del 50%. En definitiva y en base a los datos anteriores les aseguro que muchos de los inversores (amigos y familiares) a lo largo de los 90 años abandonarían la cartera a pesar de haber construido la mejor cartera del siglo!