Los británicos sorprenden al mundo entero

Se abre un nuevo capítulo en la historia, cuya evolución e impacto es difícilmente predecible en el corto plazo. El inversor debería tener diversificado su patrimonio, ajustar su cartera a su perfil y no dejarse llevar por el pánico colectivo.

Las últimos días han sido un duro golpe, no por las caídas de los mercados que a veces ocurren (por las incertidumbres de la economía) sino por el terrible error que, a nuestro juicio, han cometido los británicos tanto desde el punto de vista político (convocar el referéndum) como el voto final de sus ciudadanos movidos por unas promesas difícilmente aplicables y que no contaban con un plan para ser llevadas acabo.

El resultado del referéndum ha motivado un “shock” en los mercados, las empresas y las clases políticas. Todos tenemos que digerir este nuevo contexto, valorar sus consecuencias y acostumbrarnos a un período de incertidumbre política que lamentablemente perdurará en el tiempo.

Reacciones UK

  • Crisis política en el país (tanto en el partido conservador como laborista) en busca de nuevos líderes.
  • La clase política no tiene prisa en pulsar el botón por lo que el proceso de negociación se retrasa y el período de incertidumbre será mayor.
  • Ahora el pueblo británico se encuentra dividido y con fuertes presiones de Escocia e Irlanda que pueden provocar la ruptura del país.
  • Los partidarios del Brexit empiezan a echar marcha atrás en algunas de su promesas durante la campaña.
  • El Banco Central de Inglaterra se ha visto obligado a intervenir para evitar un mayor desplome de la libra y dotar de liquidez a los bancos.
  • Las agencias empiezan a rebajar el rating de la deuda del Reino Unido

El resultado de un referéndum así debería dar lugar a vencedores y vencidos pero toda la información que sale de UK su resultado es NEGATIVO.

Reacciones EU

  • La UE ha solicitado al Reino Unido que pulse el botón lo antes posible y ha confirmado que no se inciarán las negociaciones hasta que esto se produzca
  • Pese al miedo a que la UE pudiera dar ejemplo en el nuevo tratado con UK para evitar más salidas, parece que el tono de las negociaciones sería de buen entendimiento.
  • Hoy y mañana tenemos reunión de ministros de la UE donde será importante apreciar unanimidad y compromiso de una Europa más unida

Pese a los comentarios alarmistas sobre la ruptura de Europa, es importante destacar que hay países como Escocia e Irlanda que están luchando por no salir a toda costa. Y muchos europeos han visto estos días la importancia de la UE para su futuro.

Bolsa Europea

  • En momentos de correcciones como los actuales no se valoran correctamente las compañías, su potencial, sus expectativas de beneficios y dividendos.
  • Las diferentes casas de inversión valoran el impacto del Brexit en Europa en una caída del PIB entre el 0,3/0,5% el año que viene, así sus estimaciones han pasado de un crecimiento del 1,5% al 1% en 2017 (aún así siguen siendo crecimientos positivos)
  • Los bancos centrales actuarán en los mercados si la situación empeora dando un soporte a los mismos, y no es esperable que la FED continué con subidas de tipos de interés en el corto plazo
  • La recuperación lenta pero constante de la economía de la Eurozona en los últimos años ha venido por la demanda interna. Cuando esto sucede, es más difícil detener este crecimiento que si viene producido por factores externos.
  • Las previsiones de los analistas para los beneficios empresariales en Europa están a unos niveles muy deprimidos que no corresponden los indicadores económicos vistos hasta ahora. Y la depreciación del euro debería favorecer a nuestros exportadores.
  • Los bancos y las aseguradoras tienen muchos defectos pero conviene recordar que sus valoraciones están a niveles de la crisis de la eurozona, su exposición a UK es bastante limitado y sus balances son más sólidos que antes de la crisis financiera global.
  • Aunque poco probable no seria descartable una marcha atrás en el proceso del Brexit que provocaría una fuerte recuperación de los mercados.

La volatilidad del mercado, las recientes correcciones y la incertidumbre política ofrecen oportunidades en el largo plazo en compañías con buenos fundamentales, caja y atractivos dividendos. Sólo un riesgo sistémico o una recesión global podría cambiar el planteamiento, algo que a priori parece poco probable.