Los principales “Bluechips” españoles se están viendo afectados no solo por la incertidumbre geopolítica sino también por los efectos de la recesión en Brasil. Aunque su impacto se mantendrá durante el 2016 pensamos que sus cotizaciones ya han recogido este escenario adverso.

Más información