bceEl BCE ha sorprendido al mercado en todos los sentidos. Por las características de las medidas (no convencionales sobre todo) y porque ha cambiado el enfoque de su política.

Si en otras ocasiones sus intervenciones se han dirigido más al mercado, en esta ocasión van dirigidas más a la economía real.

  • Ha rebajado el tipo de interés de referencia de la Eurozona al 0%, nuevo mínimo histórico, desde el 0,05% que venía aplicando.
  • Ha recortado el interés aplicado a su facilidad de depósito, que pasará a ser del -0,40% desde el -0,30% actual. Este será el tipo de interés que le cobrará al banco si quiere dejar su liquidez en el BCE y no prestarla a otros bancos, empresas o familias.
  • Ha decidido también ampliar hasta 80.000 millones (vs 60.000 anterior) de euros a partir del próximo mes de abril el volumen de sus compras mensuales.
  • Ha decidido incluir en la lista de activos a comprar bonos denominados en euros y con grado de inversión emitidos por “corporaciones no bancarias” (empresas) establecidas en la zona euro.
  • Ha anunciado el lanzamiento a partir de junio de 2016 de cuatro operaciones condicionadas de refinanciación a largo plazo (TLTRO II), que permitirán financiarse a los bancos a tipos cero a 4 años siempre que usen la liquidez para financiar la economía real.

ANÁLISIS DEL IMPACTO

Ya no se trata de inyectar más liquidez en el mercado a costa de financiar gratis a los Estados (pese a las pocas reformas que están acometiendo en reducir su nivel de deuda), bajar los tipos de interés o depreciar el euro. Dado que el BCE no puede controlar la evolución de la economía mundial quiere impulsar el consumo interno permitiendo acceder a la financiación a empresas y particulares. ¿Cómo?

  • Prestando dinero gratis a 4 años a las entidades financieras siempre y cuando destinen la liquidez a financiar economía real.
  • Comprando deuda corporativa facilitando su financiación y reduciendo su coste.

ACTIVOS FAVORECIDOS

Dado que el impacto de estas medidas no se verán hasta el próximo año, pensamos que será positivo no tanto para los “Bluechips Europeos” (más expuestos a la economía mundial) como para las pequeñas y medianas compañías y la financiación de las familias. Otros activos que se verán favorecidos será el inmobilario y las empresas ligadas al consumo doméstico.

También será positivo para la deuda corporativa y el High Yield en Europa favorecido el primero por la compra del BCE y el segundo por la reducción de los diferenciales de crédito.

Los bancos por contra verán reducidos sus márgenes y deberían verse obligadas a prestar más dinero a la economía real, tal vez consigamos que se preocupen menos de vender productos (fondos o seguros) y financien el acceso a la compra de una vivienda, la creación de empresas o proyectos, etc. Aunque el entorno de la banca en Europa es complicado por la estrechez de márgenes, las medidas del BCE de inyectarles liquidez y que no decidieran poner el tipo de interés en negativo debería ayudar a que se recuperen en los próximos meses después de la fuerte corrección que han sufrido desde inicio de año.

LOS PERJUDICADOS

El ahorrador más conservador (no se remunerarán las inversiones sin riesgo) será el gran perjudicado y se verá obligado a asumir más riesgo si quiere un mayor retorno de sus inversiones.

CONCLUSIÓN

Creemos que son medidas adecuadas para la economía europea y asentar la recuperación. Ya sólo falta que los gobiernos en Europa ayuden al BCE con políticas fiscales expansivas.